Explora el Palacio Schönbrunn con un bebé

Siguiendo las huellas de Sisi la emperatriz nos embarcamos en un viaje al palacio imperial Schönbrunn…

By Mama Ludi

Siguiendo las huellas de Sisi la emperatriz nos embarcamos en un viaje al palacio imperial Schönbrunn.

Aquí descubrimos el Zoológico Imperial, el Jardín japonés, el parque imperial y la Casa de las Palmas. Únete a esta aventura conmigo y mi bebé.

«… Para Mama Ludi, viajar es no dejar de sorprenderte con cada detalle a tu alrededor. Asi como lo hace un bebito al ver la lluvia o la nieve por primera vez …»

¿CÓMO COMENZÓ TODO?

A finales del siglo XVII, el emperador Leopoldo I encargó al arquitecto barroco Johann Bernhard Fischer von Erlach, que había recibido su formación en Roma, que diseñara un pabellón de caza imperial para su hijo, el príncipe heredero José, que más tarde se convertiría en el emperador José I.

El castillo de plaisance construido en este sitio para la emperatriz viuda Eleonora de Gonzaga en 1642, se convertiría en una residencia imperial palaciega a lo largo del siglo XVIII.

LA INFLUENCIA DE MARIA THERESA

Unos 40-50 años después, el palacio alcanzó todo su esplendor, gracias al impulso de la emperatriz María Teresa.

Hasta el reinado de la emperatriz (que comenzó en 1740), Schönbrunn siempre había sido un refugio de verano ocasional o una residencia para las viudas. Las actividades de la corte reportadas en el periódico Wiener Zeitung en 1703, por ejemplo, dicen que la familia imperial vino a Schönbrunn para almorzar y cazar jabalíes por la tarde antes de regresar a su residencia en la ciudad.

Maria Theresa, sin embargo, hizo del lugar su residencia de verano favorita a tiempo completo. Así que desde 1742 en adelante hasta finales de la década de 1770, el palacio y sus interiores se ampliaron y transformaron en su forma actual completa.

¿Quieres hablar con Mama Ludi Travel?